Carta a un escritor/a desde el 2020




Ya vimos que hay lectores que sienten la necesidad de escribir a Antonio Machado, hasta tal punto que el Ayuntamiento de Collioure, el pequeño pueblecito francés en que está enterrado, ha decidido instalar un buzón junto a su tumba al que llegan todo tipo de mensajes (cuyo contenido podéis ver descrito aquí):


Al cementerio acuden diplomáticos, conserjes, niños, ancianos, amantes, solitarios, profesores... La escritura y las tarjetas de visita delatan que hay peregrinos de toda condición. Algunos son conscientes de la extravagancia. "Es un poco absurdo escribirte porque tú no nos vas a poder leer", anotó alguien en junio de 1992. Otros creen en el más allá: "Un besito para ti y otro para mi abuelita. Recuerdos a todos y ayúdanos a vivir y morir". Le piden amparo para todo: aprobar oposiciones, tener suerte, ser poetas, encontrar amores. Le dejan tarjetas de visita, como hizo el escritor Manuel Vicent en el verano de 2003. Le agradecen sus versos, su romanticismo, su compromiso republicano y su integridad. "Tus recuerdos de infancia son un patio en la ciudad de Sevilla; tus poemas son los recuerdos de mi infancia", parafraseó María Luisa el 27 agosto de 2010. Le anotan direcciones, teléfonos y, últimamente, correos electrónicos. Le escriben para darle recados, como hizo Jacqueline: "Este invierno, Paco Ibáñez vino a cantar a Angers. Cantó uno de tus poemas y dijo: 'Si van a la tumba de Antonio, díganle que Paco le cantó'. Ya está dicho". O para decirle lo que no pudieron, como su amigo V. B.: "Querido e inolvidable Antonio: A principios de 1937, nos vimos por última vez en Madrid y me pediste una copia de esta poesía. ¡Ninguno de los dos podíamos imaginarnos el trágico fin de nuestra 'justa guerra' y lo que sería el camino de cruz que nos esperaba. Por primera vez he pasado cinco días en Collioure y al depositar un ramo de flores en tu tumba dejo en tu bôite aux lettres la poesía que me pediste".

Pues bien, ahora que ya hemos recorrido un buen trecho de nuestras letras, atravesado algunos períodos apasionantes y hasta apasionados, y conocido a un buen puñado de escritores, yo os propongo que elijáis a uno/a y le escribáis una carta. Tenéis total libertad: podéis hablarle de él o de vosotros, recordarle lo que sabéis de él y su obra, lo que os ha sorprendido, impactado, emocionado, interesado, divertido.... Podéis hablarle también de vosotros, por qué no: pedirle consejo, ayuda, señalarle o destacarte vuestras similitudes o vuestras diferencias. Podéis hablarle de alguna de sus obras, reprocharle, preguntarle... Podéis , por supuesto, no limitaros a lo que hemos dicho de ellos, e indagar un poco más para hablarle con más conocimiento de causa... Lo que queráis.

Tenéis muchos para elegir,  a pesar de las limitaciones que hemos vivido este curso y que nos han hecho tener que dejar fuera a algunos de los màs interesantes. Por si acaso, yo os recuerdo algunos nombres: el padre Feijoo, Leandro Fernández de Moratín, José Cadalso, José de Espronceda, Gustavo Adolfo Bécquer, Rosalía de Castro, Mariano José de Larra, José Zorrilla, Cecilia Bohl de Faber. Benito Pérez Galdós, Leopoldo Alas "Clarín", Emilia Pardo Bazán, Rubén Darío, Manuel Machado, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Miguel Hernández ... (Si alguien se anima con alguno de los no vistos y que conozca por su cuenta, por supuesto que puede elegirlo también).

Deberéis publicar vuestra carta como un comentario a esta entrada antes del miércoles 10 a las  20:00


Comentarios

alejandra lopez ha dicho que…
Quinto a 4 de junio del 2020
¡Querida Rosa! soy Alejandra López, no me conoces y yo a ti tampoco, pero acabo de leer tu libro Mala Luna y he querido escribirte estas 4 lineas para decirte que me ha gustado mucho. Me hubiera gustado ser esa niña (clara) que lleva a cabo esa investigación buscando el cuaderno de tapas negras y escuchando esas historias vividas por sus abuelo en la cárcel. Me ha recordado un poco a está época de confinamiento que hemos pasado sin poder ver ni siquiera a nuestros yayos.
aunque yo también lo he aprovechado para escribir un microrrelato que pidió juventud Ribera baja para un cuaderno joven que regalaran en septiembre, el tema era del bullying !te lo voy a escribir, a ver si te gusta¡
DEFÍNELO POR FAVOR: “MIEDO”
E intentado respirar, pero nadie me oía
y trate de llamar, mas no se podía,
respirar no conseguía, el ahogo me poseía.
Y esa herida, cada vez crecía.
El silencio aumentaba y la soledad
me escondía.
¿dónde estaban todos? cuando gritaba,
llamaba y respiraba.
Quizás no lo hacía con la suficiente energía.
¿por qué… ¿por qué nadie me oía?.
Bueno Rosa, me gustaría poder quedar un día contigo para tomar un refresco y hablar de Mala Luna y ¿por qué no? para que me dieras tu opinión sobre mi relato.
Un fuerte abrazo de: Alejandra López

Lo más visto en Diente de león:

Oraciones subordinadas sustantivas y adjetivas analizadas

Comentario de texto: Rima LIII de Gustavo Adolfo Bécquer

"Margarita, está linda la mar..."

Análisis morfológicos... resueltos

Ejercicios de morfología verbal... con soluciones

"Libro de Buen Amor": fragmentos

Lorca: el teatro hecho poesía, la poesía hecha teatro

Características del signo lingüístico

La Celestina: fragmentos