Análisis de relativas libres y semilibres según las pautas de la Nueva Gramática


Vaya por delante siempre mi total disconformidad y descuerdo con el tipo de análisis que desde la armonización de las pruebas EBAU de Aragón se está imponiendo: lingüísticamente es más que discutible, aunque  sea el que prefiera la RAE, e imponérselo a alumnos de Secundaria, sinceramente, NO APORTA NINGÚN BENEFICIO ni para su competencia lingüística y gramatical, ni para su interés por la Sintaxis. Es más, me atrevería a decir  que en este sentido es contraproducente. Muy contraproducente.

Como lingüista y como docente, insisto, yo estoy en total desacuerdo, me parece lleno de incongruencias y solo viene a complicar y dificultar el panorama educativo de nuestra asignatura en 2Bachillerato. De hecho, me he resistido a adoptarlo hasta que, viendo el documento compartido por la armonizadora, entendí que de algún modo se exigía (decía   que si consideramos las semilibres adjetivas sustantivadas, la primera palabra debía considerarse pronombre....con lo cual, pues mejor adoptar el nuevo enfoque en su conjunto), y como lo último que quiero es que mis pobres alumnos de este año, que se juegan mucho en la EBAU, se vean perjudicados por estas cuestiones y por mi rebelión personal, allá voy: a explicarles y explicar algo con lo que estoy en completo desacuerdo científico y que vulnera mi libertad de cátedra, como tantos otros puntos de esta Nueva Gramática, que -aquí dejo escrito y me juego lo que queráis-, en unos años será también rebatida y sustituida por otra. 

Pero así es la vida, qué le vamos a hacer., y donde manda la Universidad, qué vamos a decir o a hacer los de Secundaria...

Bueno, pues una vez aclarado esto, vamos al lío (y nunca mejor dicho). Las proposiciones subordinadas relativas libres y semilibres eran aquellas introducidas por un relativo que no tenía antecedente expreso:

En las relativas libres aparece un relativo (QUIEN, QUIENES, DONDE, COMO, CUANDO, CUANTO) sin antecedente, sin más:

Quien bien te quiere, te hará llorar.

Pon eso donde quieras.

Las relativas libres no presentan ningún problema: 

  • Funcionan como las subordinadas sustantivas cuando están introducidas por el relativo QUIEN, QUIENES, con lo cual solo tenemos que marcar su función e indicar el tipo de proposición subordinada de la que se trata:

  • Y funcionan igual que las subordinadas adverbiales de tiempo, lugar, modo o cantidad cuando están introducidas, respectivamente, por CUANDO, DONDE, COMO o CUANTO. Por tanto, realizarán la función de Complemento Circunstancial (o Complemento Locativo Argumental), y sólo tenemos que señalar esa función y el tipo de subordinada:

Las relativas semilibres son las introducidas por un relativo precedido de un determinante (o un pronombre), es decir: EL QUE, LA QUE, LOS QUE, LAS QUE o LO QUE. 

Aquí es necesario diferenciar dos tipos:

  • Las introducidas por EL QUE, LA QUE, LOS QUE, LAS QUE: se considera que no tienen antecedente expreso, pero sí omitido o tácito (como ocurre muchas veces con el Sujeto: vengo [yo]). Es decir, que equivaldrían en forma y función a una relativa con antecedente, y así debemos analizarlas. O sea, si una subordinada de relativo con antecedente la analizamos así:


... al "sobreentender" el antecedente, nos quedaría así:



Esto es: la analizamos como una relativa normal con antecedente, con su función de ADYACENTE, pero tenemos que señalar que el antecedente al que se refiere el relativo, y que sería el núcleo del sintagma nominal del que la subordinada forma parte,  está omitido.

  • En el caso de las relativas introducidas por LO QUE la situación es diferente. Aquí tenemos lo que yo consideraba (y considero) el artículo neutro LO que sustantiva adjetivos (lo mejor, lo bueno, lo aburrido, lo divertido), y, por tanto, nunca aparece antes de un sustantivo. Como aquí es imposible considerar que hay un antecedente omitido, la Nueva Gramática considera que se trata no de un artículo, sino de un pronombre que está funcionando como antecedente de la relativa (que sería, siendo congruentes, una relativa "normal", con antecedente) y la analizaríamos como si fuera "eso que" (donde "eso" es el antecedente de "que"):
En resumen:
  • Las relativas libres, introducidas por QUIEN, QUIENES, DONDE, COMO, CUANDO, CUANTO sin antecedente expreso se analizan como siempre, indicando la función y el tipo de proposición.
  • Las relativas semilibres encabezadas por EL QUE, LA QUE, LOS QUE, LAS QUE se analizan como las relativas pero indicando que el antecedente está omitido.
  • Las relativas encabezadas por LO QUE se analizan como las relativas considerando LO antecedente.

AQUÍ tenéis unas cuantas oraciones para empezar a practicar. 

Comentarios

Lo más visto en Diente de león:

"Margarita, está linda la mar..."

Análisis morfológicos... resueltos

Ejercicios de morfología verbal... con soluciones

Determinantes y pronombres interactivos

Comentario de texto: Rima LIII de Gustavo Adolfo Bécquer

Características del signo lingüístico

"La Celestina": amor, codicia, magia y muerte.

El Complemento Locativo Argumental (CLA)

Modernismo y Generación del 98: he ahí la cuestión.

Perífrasis verbales:" tenemos que dominarlas" y lo "vamos a conseguir"