"Diario de un poeta recién casado", de Juan Ramón Jiménez

 


Juan Ramón zarpó el 29 de enero de 1916 para casarse con Zenobia el 2 de marzo, y durante ese trayecto, el viaje de novios y el de vuelta (aproximadamente unos diez meses) escribió este libro que, efectivamente, tiene forma de diario: cada poema va encabezado por la fecha en que lo compuso y se basa en impresiones reflexivas y emotivas de sus vivencias durante ese viaje, que mezclan su experiencia amorosa, el descubrimiento del mar (las travesías duraban varios días en que se vivía rodeados solo por el océano), que le despertará hondas reflexiones y emociones, y el contacto con el mundo moderno americano. 

Juan Ramón expresó muchas veces que este libro (que será fundamental y clave en la historia de nuestra literatura) era quizás su preferido de entre todos los suyos y, curiosamente, él, que dedicó gran parte de su vida a pulir y reescribir los poemas de su Obra, que consideró siempre provisional y "en marcha", apenas corrigió y reescribió este libro, que le salió por tanto casi perfecto ya en el primer momento. (El autor dirá de él en 1953 a Ricardo Gullón: “Lo creo mi mejor libro…No se pone viejo.”)

En el poemario se produce una clara ruptura con su poesía anterior (simbolista al estilo modernista, llena de colorismo, efectos sensoriales y emociones nostálgicas) y comienza su etapa intelectual, en la que busca una poesía pura, tanto por el contenido (se intenta eliminar la anécdota emotiva; son poemas más reflexivos y metafísicos que mediante la palabra indagan y pretenden expresar la verdadera esencia de las cosas, eterna e inmutable, que se esconde tras la apariencia y el cambio) como por la forma (es una poesía en la que van desapareciendo los adornos, que busca la palabra esencial; se percibe claramente, por ejemplo, en el uso de la adjetivación, que va a tener una carga más conceptual y emotiva que sensorial u ornamental). Además, el libro presenta otras novedades importantes: desaparecen las formas métricas tradicionales, predomina el uso del verso libre y se mezcla verso y prosa.

Por esta posición cada vez más intelectual, la obra se aleja de del Modernismo y se acerca a las posturas del Novecentismo o Generación del 14, al mismo tiempo que abre camino para el espíritu y muchas de las innovaciones que traerán las Vanguardias que comenzaban a ya a desarrollarse en Europa.

En el libro son especialmente importantes tres conceptos, tres realidades (que a veces se convierten en símbolos), tres imágenes que se repiten a lo largo de sus seis partes: el mar, el cielo y el amor. Estas seis partes son:
  1. Hacia el mar: compuesta en el tren en el que va de Moguer a Cádiz, donde embarcará.
  2. El amor en el mar: escrito en el barco que le lleva a Nueva York
  3. América del Este: en esta parte ya mezcla textos en prosa y poemas para escribir la crónica de su estancia en ciudades americanas recogiendo, como harán tambien Lorca o Hierro, sus impresiones ante el mundo moderno de las grandes ciudades.
  4. Mar de retorno: el mar vuelve a convertirse de nuevo en el protagonista.
  5. España: Poemas escritos ya en España, en diferentes trayectos de su viaje de vuelta.
  6. Recuerdos de América del Este escritos en España

Comentarios

Lo más visto en Diente de león:

Análisis de relativas libres y semilibres según las pautas de la Nueva Gramática

Comentario de texto: Rima LIII de Gustavo Adolfo Bécquer

Ejercicios de morfología verbal... con soluciones

Características del signo lingüístico

Determinantes y pronombres interactivos

"Margarita, está linda la mar..."

Oraciones subordinadas sustantivas y adjetivas analizadas

El Complemento Locativo Argumental (CLA)

Los personajes de la obra dramática.