De cómo contar historias: el texto narrativo


El texto narrativo (o narración) es aquel texto (oral o escrito) en que se cuentan unos hechos o argumento, que le ocurren a unos personajes, en un espacio y en un tiempo por un narrador. Todos los días estamos en contacto con este tipo de textos, tanto orales como escritos: una noticia del telediario, un chiste, la anécdota que le cuenta un amigo a otro son ejemplos de textos narrativos. Y aparte, existe la narración literaria que, como hemos visto, constituye uno de los tres grandes géneros.

ELEMENTOS

En el texto narrativo podemos distinguir y por tanto, analizar cinco elementos: el argumento, los personajes, el espacio, el tiempo y el narrador.

  • El ARGUMENTO son los hechos que se narran. Puede ser reales o inventados (ficticios), y en este último caso, según su parecido con la realidad, pueden ser realistas (relatos en que se respeta la verosimilitud el parecido con la realidad: cuando se cuenta algo que aunque no ha sucedido, podría haber ocurrido perfectamente) o fantásticos (que presentan elementos alejados de la realidad y que nunca podrían, por tanto, haber sucedido).
  • Los PERSONAJES que intervienen se caracterizan (es decir, se dan a conocer) de forma explícita (mediante descripciones por el narrador u otros personajes) o implícita (a través de lo que hacen o dicen). Los personajes se clasifican según varios criterios:
  • Según su importancia en la narración se clasifican en protagonistas, secundarios y comparsas. En algunas narraciones aparece un antagonista (personaje que se opone al protagonista)
  • Según su caracterización:
    • Personajes planos (caracterizados por pocos rasgos, no evolucionan) y personajes redondos/complejos (muchos rasgos, a veces contradictorios, evolucionan a lo largo de la historia)
    • Personajes tipo (aparecen con rasgos similares en muchas narraciones, por ejemplo, príncipes, princesas, hadas madrinas o brujas de los cuentos infantiles) y personajes individualizados (propios de una narración determinada en la que presentan rasgos únicos o exclusivos)
  • En algunas narraciones, los personajes pueden adquirir valores simbólicos (representar, por ejemplo, determinadas actitudes o tipos de personas: por ejemplo, las fábulas)
  • El ESPACIO (lugar o lugares en que se desarrollan los hechos) también se conoce a través de las descripciones, que pueden ser más o menos extensas o detalladas.Suele haber varios e ir cambiando a lo largo de la narración, y también puede ser real o fantástico,  o incluso tener un valor simbólico (por ejemplo, una habitación cerrada puede representar la falta de libertad o la incomunicación en que vive un personaje).
  • El TIEMPO  es un factor fundamental en cualquier narración. Hay que distinguir entre:
    • Tiempo externo: la época en que se sitúan los hechos. Lo conocemos a través de las referencias temporales explícitas (nos indican un año o una época) o implicitas (elementos de la narración que os permiten deducir la época; por ejemplo, mención de personajes históricos o avances tecnológicos...)
    • Tiempo interno: el de desarrollo de los hechos. Dentro de él distinguimos tres aspectos: 
      • Duración: el tiempo comprendido entre el principio y el final de la historia: la narración puede contar lo que sucede en un minuto, en n año, toda una vida o las vidas de varias generaciones...
      • Orden: si los hechos se cuentan en el orden en que sucedieron, la narrración sigue un orden natural o cronológico. Pero a veces se producen alteraciones en ese orden mediante saltos temporales hacia atrás (o flashback, por ejemplo cuando en un momento dado un personaje recuerda algo del pasado) o incluso hacia adelante (de pronto se cuenta algo que sucederá en el futuro).
      • Ritmo:  
        • rápido: narraciones en las que en poco texto se cuentan muchas cosas o lo que sucede en mucho tiempo.
        • lento: en mucho texto se cuenta lo que sucede en poco tiempo. Descripciones, digresiones o diálogos suelen ralentizar el ritmo de las narraciones.
  • NARRADOR: es la voz que cuenta la historia y que por tanto impone su punto de vista. Hay dos grandes tipos: 
    • Narrador externo en 3ª persona: no forma parte de los hechos. Puede ser omnisciente (lo sabe todo, hasta lo que los personajes piensan, sienten o sueñan) o no omnistciente u observador (no conoce todo, se limita a lo observable, por ejemplo, sólo lo que los personajes hacen y dicen).
    • Narrador interno en 1ª persona: es un personaje de los hechos. Puede ser protagonista (cuenta unos hechos que él mismo protagoniza) o narrador testigo (personaje secundario que cuenta unos hechos protagonizados por otro personaje)
Aparte, en algunas narraciones, sobre todo contemporáneas, podemos encontrar un narrador en 2ª persona: narrador que se dirige constantemente a un “tú” y utiliza verbos en 2ª persona (es mucho menos frecuente que los anteriores)
En algunas narraciones, además, puede aparecer un narratario: alguien a quien va dirigida la narración (por ejemplo, el "Vuesa Merced" del Lazarillo
ESTRUCTURA

En cuanto a la estructura (es decir, cómo se organiza la narración, qué partes la componen), lo más frecuente es la estructura clásica que diferencia tres grandes partes:

  • Planteamiento: presentación de los personajes, el espacio y su situación inicial.
  • Nudo: suele producirse un conflicto o problema que los personajes han de resolver. Es la parte central de los hechos.
  • Desenlace: cómo se soluciona finalmente el conflicto. 
Aparte de la clásica hay otras posibles estructuras:
  • Comienzo "in media res": cuando la narración comienza en el nudo, es decir, en la parte central de los hechos (saltándose el planteaiento o presentación de personajes y situación). Luego suele producirse algún salto hacia atrás que nos lo explique.
  • Final abierto: narraciones en las que no hay un desenlace claro: o bien quedan abiertas para una continuación, o bien se deja que sea el lector el que elija e imagine cuál puede ser.
  • Narración retrospectiva: la que comienza en el desenlace: desde una situación final a partir de la cual se saltará hacia atrás para  contarnos toda la historia. El Lazarillo tiene esta estructura (Lázaro cuenta su vida desde su situación adulta).
  • Narración circular: narración que en el desenlace vuelve al principio dando a entender que toda la historia se repetirá de nuevo.
 DIÁLOGOS Y MONÓLOGOS EN LA NARRACIÓN

En la mayoría de las narraciones, entre ellas las literarias, surge la necesidad de narrar lo que los personajes dicen, piensan o sienten, y para ello contamos con varias técnicas, denominadas "técnicas de representación de las voces". 
En primer lugar, tenemos que distinguir entre diálogos (es decir, la transcripción de la conversación entre varios personajes, o sea, de las palabras que intercambian) y monólogos (la transcripción de lo que un personaje piensa, recuerda, siente, que no tiene por qué decirse en voz alta; es más, lo más frecuente es que no se diga). 
Para ambos casos, diálogos y monólogos, tenemos varias técnicas (Yo ahora os describo las dos principales, pero aquí o aquí se explican otras más innovadoras y frecuentes sobre todo en las narraciones contemporáneas, como el estilo indirecto libre o el monólogo interior)): 
  • Estilo directo: el narrador refleja las palabras del personaje tal y como él las dijo, en 1ª persona. Suele llevar verbo introductor ("dijo, pensó, exclamó, respondió, etc.") y un guion o unas comillas señalando las palabras que dice el personaje.
     Cuando llegué a casa, estaba todo en silencio, lo cual me resultó extraño. Mi madre me esperaba en el comedor, iluminado solo por la tenue luz de la mesita de la esquina. Me miraba fijamente muy seria.
     -Siéntate, por favor. -dijo al fin- Tenemos que hablar muy seriamente de algo que acaba de llegar a mis oídos y que todavía no sé si es verdad, si es mentira, si son habladurías, si qué demonios pasa…
  • Estilo indirecto: el narrador cuenta lo que el personaje dijo o pensó en tercera persona, en pasado, y no tiene que respetar literalmente lo que él personaje dice, ni respetar su forma de hablar. Es decir, el narrador interpreta los pensamientos o palabras del personaje, y nos los cuenta. Suele llevar también un verbo introductor.
     Cuando llegué a casa, estaba todo en silencio, lo cual me resultó extraño. Mi madre me esperaba en el comedor, iluminado sólo por la tenue luz de la mesita de la esquina. Me miraba fijamente muy seria y cuando al fin habló, me explicó que teníamos que hablar de algo que le habían contado pero que aún no tenía claro que fuera verdad..
En esta entrada tenéis ejemplos de algunos de estos aspectos de los textos narrativos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buen resumen, bien explicado y sintetizado

Lo más visto en Diente de león:

"Margarita, está linda la mar..."

Características del signo lingüístico

Funciones del lenguaje: ejercicios interactivos

La poesía romántica

Análisis morfológicos... resueltos

Acentos en diptongos e hiatos: ejercicios interactivos

La comunicación: tipos, elementos y funciones

Comentario de texto: Rima LIII de Gustavo Adolfo Bécquer

El sustantivo: ejercicios interactivos.